El souvenir más original de Paris

 

Todos conocemos a alguna persona que colecciona lo que tal vez podría considerarse basura, pero que en realidad para ella tiene un valor simbólico altísimo: no es un souvenir cualquiera, fabricado en forma masiva, sino una parte de eso que ama.
Hace poco, por ejemplo, un tramo de la Tour Eiffel fue vendido en una subasta por 528.800 euros lo que, según Figaro, era diez veces su estimación. Imagino a quienes se encargan del mantenimiento de la torre diciendo “habría que cambiar ese tramo de escalera” e inmediatamente a los que la administran sacando la calculadora para ver el margen ENORME de ganancia entre la renovación y la venta del desecho ????
Yo soy más del tipo de los que guardan el ticket de entrada o un folleto, pero cada loco con su presupuesto.

Ahora la SETE (Société d’Exploitation de la Tour Eiffel) vende 300 lámparas, cada una por el módico precio de 450 euros. Una vez retiradas de la torre, las convirtieron en objetos de decoración, las rebautizaron Diamants de Lumière (pueden ver la foto abajo, oficial de la SETE) y ahora las venden en la web.
Ojo, uso un tono irónico pero si ese dinero no representara una suma enorme para mí o si por alguna razón alguien me la regalara, aquí la tendría en algún rincón privilegiado de la casa.

Muy criticado por los parisinos (que no suelen ser muy fanáticos de la torre, de todas formas) se dice que como objeto de decoración es de gusto dudoso, que es más pequeño de lo que parece (13 x 13 x 14 cm) y que comprar un foco usado por 450 euros es un sinsentido totalmente ridículo. Personalmente pienso que la estética es 100% la de la torre y que cualquier intento por mejorarlo estaba condenado al desastre. Además, si lo pensamos en términos de impacto ambiental, esto de reciclar las lamparas no sólo era redituable, sino también sumamente práctico.

¿Ustedes qué opinan? ¿Comprarían un desecho de un monumento que amen? ¿Y qué tipo de basura coleccionan?

Posted in

Deja un comentario

ut quis, ut tempus Praesent nunc ante. commodo Sed Lorem